• Pamela Moreno Alvarez

EL PODER DE OBSERVAR SIN INTERVENIR


HORA DE SALIDA AL COLEGIO 7:40 AM

7:00 Hijo 10 años hace pereza en la sala 7:10 Hijo 10 años juega pelota

7:20 Hijo 10 años empieza a desayunar

7:30 Hijo 10 años entra a la ducha

7:40 Hijo 10 años sale de la ducha Durante todo ese tiempo se me hacía un nudo en el estómago, ocasionalmente comuniqué la hora actual y pregunté a mi hijo cuál era su plan para alcanzar a salir a tiempo, supe que mi hijo necesitaba saberse responsable de sus decisiones, así que luego de respirar profundo, me dediqué a observar sin intervenir, luego me obligue a decir solo una frase "Te amo, son las 7:40, salgo con tus hermanos al colegio". Quise rescatarlo y darle 5 minutos mas pero me obligué a no hacerlo.

Quise decirle de una y mil maneras la importancia de la puntualidad y la responsabilidad, pero me obligué a no hacerlo.

Quise detener el tiempo o darle reversa y empujarlo a cada minuto para que no viviéramos esto, pero me acordé de este texto que justo ayer le leía a una mamá:

“Un día un hombre encontró el capullo de una mariposa que estaba luchando para salir. Se sentó a observar mientras la mariposa intentaba salir por un pequeño hueco. Hora tras hora la mariposa luchaba, tratando de forzar su cuerpecito a través de ese hueco pero no pudo hacer nada. Pasaron otras horas en las que la mariposa no hacía ningún progreso. Le pareció al hombre que la mariposa había llegado a un punto en que no podía hacer más, entonces decidió ayudarla. Con un par de tijeras abrió más el hueco en el capullo para dejar que la mariposa saliera. Salió la mariposa enseguida pero con su cuerpecito todo hinchado y sus alas arrugadas. El hombre seguía observando a la mariposa porque esperaba que en cualquier momento las alas se enderezarían para poder sostener el cuerpo que, en poco tiempo, se deshincharía; pero no sucedió, de hecho la mariposa pasó el resto de su corta vida arrastrándose en el suelo con un cuerpo hinchado y unas inútiles alas arrugadas. Nunca pudo volar y rápidamente cayó presa de otros insectos. El hombre, en su bien intencionada bondad y afán, no había entendido que el pequeño hueco en el capullo, el cual obligaba a la mariposa a luchar tanto, era la manera de Dios y de la naturaleza de forzar a que el líquido del cuerpo de la mariposa pasara a sus alas para prepararse para el vuelo una vez liberada del capullo."

No fue fácil dejar a mi hijo luchando con el aprendizaje de la elección tomada. Al llegar a casa ya estaba listo para ir al colegio, así que le llevé en silencio y escuché con empatía como sufría por ir tarde. Lo más difícil fue guardar silencio y limitarme a decirle que entendía que estaba angustiado por la hora. No tenía que señalar su error, él lo sabía, mi trabajo era observar sin intervenir.

Entonces, era necesario un castigo? A veces los papás nos preguntamos si hay que castigar a los hijos por equivocarse o decidir mal, pero conozco el poder de aprender de la experiencia, mi objetivo como su guía es que aprenda de su error, no que sufra por su error. Sin mi intervención mi hijo vivió la consecuencia natural de su decisión, con dignidad y sin lastimar su amor propio puedo darse cuenta que se había equivocado, pudo pensar en ideas para evitar el error a futuro, con su lucha fortaleció herramientas de vida que le ayudarán a volar y serán su compás para marcar su rumbo.

#rebelde #disciplinaposiitva #CASTIGOS #HORARIO #colegios #rutina #amorincondicional

217 vistas

@2017 La Disciplina Positiva de PamM

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black YouTube Icon
  • Black Pinterest Icon
  • Black Twitter Icon